Joe Abercrombie: de ‘La Primera Ley’ a ‘El Mar Quebrado’

Joe Abercrombie es uno de esos autores que no debería necesitar presentación, pero vivimos en un mundo injusto y quién sabe qué viajeros intrépidos pueden llegar hasta aquí sin conocer a Lord Grimdark. Trece novelas y una antología con un ritmo de escritura encomiable y que para nada afecta a la calidad, porque Abercrombie siempre es sinónimo de calidad (y no una calidad cualquiera: cuando hablamos de Joe Abercrombie, hablamos de una calidad sin igual). La Primera Ley, La mejor venganza, Los Héroes, Tierras rojas, El Mar Quebrado… Toda una trayectoria a la que se acaban de sumar Un poco de odio y El problema de la paz, las dos primeras novelas de su nueva trilogía, La era de la locura.

Para Windumanoth, una revista que ya deberías conocer, es el rey del grimdark (un híbrido entre la fantasía más oscura y la comedia negra más macabra), y no seré yo quien lo niegue, pero… ¿Podríamos ir afirmando ya que este lord británico es el mismísimo rey de la literatura fantástica?

Joe Abercrombie: de La Primera Ley a El Mar Quebrado
Joe Abercrombie. Foto: Begoña Rivas (Jot Down).

Comenzó su andadura como escritor profesional allá por el 2006 con el primer volumen de La Primera Ley, La voz de las espadas. Desde entonces, parece que no ha hecho nada más que escribir. Entre 2007 y 2008 terminó la trilogía con Antes de que los cuelguen y El último argumento de los reyes, y, para 2012, en apenas cuatro años, ya había publicado tres novelas independientes que pertenecían al mismo universo: La mejor venganza, Los Héroes y Tierras rojas.

Un par de años más tarde, nos sorprendió con un nuevo mundo y un tono muy diferente: la trilogía de fantasía juvenil El Mar Quebrado. Otro público, otro estilo. En 2016, sin embargo, regresó a sus inicios con Filos mortales, una antología de relatos del universo de La Primera Ley en la que recuperaba algunos de sus personajes más emblemáticos.

¿Y en qué anda metido ahora nuestro querido y prolífico escritor británico? Por suerte, a diferencia de sus compañeros de profesión Rotfhfuss y Martin, Joe Abercrombie actualiza sus progresos de escritura para los lectores en su sitio web y estamos al tanto de sus últimas andanzas. Acaba de terminar la obra que cierra la trilogía que comenzó con la fantástica novela Un poco de odio y ya está inmiscuido en un nuevo libro: The Devils.

Joe Abercrombie: Antes de que los cuelguen
Ilustración de Logen Nuevededos por Andrey Vasilchenko.

Joe Abercrombie ha escrito unas cuantas novelas ambientadas en un mismo universo y puedes empezar por varias de ellas. Te diría que preguntaras al señor Google, pero por alguna razón que desconozco, la mayoría de los blogueros y eso que ahora llaman booktubers se limita a recomendar el orden de lectura.

para qué, si ya te he escrito yo una guía en condiciones para adentrarte en el universo de la Primera Ley.

  • Novelas del Círculo del Mundo o universo de la Primera Ley:
    • Trilogía La Primera Ley:
      • La voz de las espadas
      • Antes de que los cuelguen
      • El último argumento de los reyes
    • La mejor venganza (independiente)
    • Los Héroes (independiente)
    • Tierras rojas (continuación de La Primera Ley)
    • Filos mortales (antología de relatos)
    • Trilogía de La era de la locura:
      • Un poco de odio
      • El problema de la paz
      • La sabiduría de las multitudes
  • Novelas del mundo del Mar Quebrado:
    • Trilogía El Mar Quebrado:
      • Medio rey
      • Medio mundo
      • Media guerra
  • Nuevo universo
    • The Devils

El estilo literario de Joe Abercrombie se reconoce tanto en las obras del mundo de La Primera Ley como en las del Mar Quebrado, pero el tono es muy diferente. Por un lado, tenemos una ambientación basada en la Alta Edad Media y los primeros pasos hacia la era industrial (a partir de Un poco de odio), con historias crudas, humor negro y muchas páginas. Por otro, tenemos la trilogía de El Mar Quebrado, compuesta por libros autoconclusivos y juveniles que cualquier lector devoraría en un par de días y un universo inspirado en la cultura vikinga.

Veamos sus diferencias y semejanzas.

MUNDOS VIVOS E INMERSIVOS

El común denominador en los dos universos puede parecer simple, pero no lo es. Dosificar la información en la literatura es un arte, y Joe Abercrombie lo maneja a la perfección. Tanto que, a pesar de que el mundo de La Primera Ley es mucho más profundo y extenso que el de El Mar Quebrado, durante los primeros compases de ambas trilogías apenas notamos la diferencia.

Uno de los puntos más importantes a medida que avanzamos en la lectura de cualquier libro de ficción es la variedad del entorno. En La Primera Ley descubrimos nuevos secretos, historias y territorios en cada capítulo porque Abercrombie sabe explotar su universo a través de los personajes. El resultado es una ambientación formidable y una riqueza narrativa que aumenta con cada cambio de perspectiva.

Otro de los aciertos de La Primera Ley es la repercusión que tiene el trasfondo del mundo en la historia. Las leyendas y los personajes mitológicos que las protagonizan, los secretos antiguos y las reliquias del pasado son cruciales en la subtrama que une las nueve novelas del mundo de La Primera Ley, como el enfrentamiento entre Bayaz y Gurkhul, cuyo origen se remonta siglos atrás y provoca conflictos en todos los libros, desde La voz de las espadas hasta Los Héroes. Y, gracias a esto, Joe Abercrombie no solo construye un mundo vivo e inmersivo, sino también uno de los universos más coherentes de la literatura fantástica. En Un poco de odio y El problema de la paz, va un paso más allá y nos muestra la industrialización de las ciudades que conocimos en La Primera Ley.

Joe Abercrombie: Un poco de odio
Ilustración de Savine por John Anthony Di Giovanni.

Por el contrario, en El Mar Quebrado nos encontramos un mapa menos extenso en el que los paisajes no varían demasiado, pero las connotaciones vikingas de los asentamientos que rodean el mar que da título a la trilogía combinan bien con el frío y la nieve. En definitiva, Joe Abercrombie construye un universo coherente (al que otorga una naturaleza mística con las ruinas de una civilización antigua, poderosa y desconocida), aunque con limitaciones.

JOE ABERCROMBIE NO ES DE MAGOS

Joe Abercrombie escribe fantasía, sí, pero no se lleva muy bien con la magia ni con lo sobrenatural. En su nueva trilogía, La era de la locura, apenas queda rastro de ese halo místico que impregnaba La Primera Ley. Y es que, salvo en la trilogía inicial, Joe Abercrombie ha prescindido totalmente de la magia en sus libros. La mejor venganza es una historia de traiciones y conspiraciones que recuerdan a la Italia renacentista, Los Héroes narra la guerra de La Unión con las tropas del norte durante tres días, Tierras rojas cuenta con todos los rasgos del wéstern clásico y Un poco de odio y El problema de la paz muestran un mundo industrializado en el que se fragua la primera gran revolución social.

Joe Abercrombie: Los hijos de Euz
Ilustración de los Hijos de Euz por Darey-Dawn.

La Primera Ley, su trilogía inicial, ya es otro cantar. Aquí la magia está presente y tiene relevancia en la trama, aunque no hay un sistema complejo de hechicería ni grandes acontecimientos fantásticos. Abercrombie no es Brandon Sanderson ni Steven Erikson, y se decanta por una fantasía más misteriosa, sutil y arcana.

PERSONAJES CARISMÁTICOS

El punto fuerte de Joe Abercrombie es, sin duda alguna, la caracterización y evolución de personajes. La trilogía de La Primera Ley, las tres novelas autoconclusivas que la siguen y La era de la locura comparten universo y, por lo tanto, elenco de personajes. Abercrombie da la vuelta a los clichés del género para alejarse de los estereotipos y jugar con los roles y las situaciones. Las personalidades están tan marcadas que la mayoría de los protagonistas tienden a chocar constantemente entre sí y nos ofrecen decenas de diálogos sarcásticos y divertidos. Porque, igual que Tarantino, Abercrombie escribe personajes más elocuentes y ocurrentes que nadie.

Por supuesto, ninguno de ellos es un ejemplo a seguir. Cretinos, viles e irónicos que dejan el honor y la humildad de lado para perseguir sus propios intereses a cualquier precio. Pero estoy convencido de que todo aquel que haya leído las novelas no podrá olvidar el sentido del humor de Glokta, las ansias de venganza de Monza Murcatto, la egolatría de Jezal dan Luthar y la cuestionable lealtad de Nicomo Cosca.

Superarse en este terreno era todo un reto y, para mí, Abercrombie no consigue estar a la altura en El Mar Quebrado. Tiene muchos menos personajes y solo Yarvi y Espina Bathu son más o menos dignos sucesores de los que he mencionado anteriormente.

Joe Abercrombie: ilustraciones de la Primera Ley
Personajes de La Primera Ley por Darey-Dawn.

LOS PERSONAJES FEMENINOS DE JOE ABERCROMBIE

Los primeros libros de Abercrombie recibieron críticas bastante duras desde ciertos sectores literarios. Al parecer, hay demasiada testosterona en La Primera Ley. Y… sí, así es. No debemos valorar un libro por el sexo de sus personajes, pero tampoco estaría de más leer desde otras perspectivas. Joe Abercrombie tomó nota y en Un poco de odio se puso las pilas, volviéndose todo un feminista radical. Hasta esto se le da bien. No necesita escribir un panfleto político, le basta con ser sutil, con escribir una escena en la que la protagonista tiene la regla y se pasa toda la cena con un dolor abdominal de tres pares de ovarios.

—Juraría que recibo más veneno incluso que mi padre. Me ha hecho darme cuenta de que solo hay una cosa que los hombres odien más que a otros hombres.

—¿Y cuál es? —preguntó la señora Vallimir

—A las mujeres.

Y no, no se olvida del abolicionismo…

Era así como había terminado metiéndose a puta, en un principio. Nadie la había obligado, no exactamente. Era solo que elegir entre ser puta y pasar hambre no era una decisión en absoluto. 

UN ARTÍFICE DE TRAMAS

Igual que ocurre con los personajes, el número de tramas se ve reducido en El Mar Quebrado, algo que se puede agradecer si quieres huir de la complejidad y optar por una lectura más ligera. Pero si lo que te gusta es el Abercrombie más contundente…

Ilustración de Los Héroes por Andrey Vasilchenko.
Ilustración de Los Héroes por Andrey Vasilchenko.

Si lo que te interesa es un conjunto de laberintos interconectados de tramas, las novelas de La Primera Ley son una lectura obligada. La subtrama que une toda la serie, desde La voz de las espadas hasta La sabiduría de las masas, hace muy disfrutable la lectura. Los pequeños detalles, las menciones a personajes, el curso de la historia y la evolución del mundo…

RITMO A GOLPE DE ESPADAZO

Si hay un punto donde El Mar Quebrado gana a La Primera Ley de forma apabullante, es en el ritmo. Medio rey, Medio mundo y Media guerra me atraparon desde la primera página. Y ya no pude parar de leer.

Las novelas de La Primera Ley son bastante densas. El primer libro, La voz de las espadas, es una mera introducción al mundo y los personajes, y puede resultar bastante aburrido. Los dos siguientes tomos, Antes de que los cuelguen y El último argumento de los reyes, mejoran notablemente en este aspecto, pero aun así se trata de novelas pesadas. Otra forma de tomar contacto esta serie es comenzar por Los Héroes o Un poco de odio, que son libros más entretenidos y que no desvelan grandes acontecimientos de la trilogía inicial.

EL FETICHE DE JOE ABERCROMBIE: LAS BATALLAS

A Abercrombie le encantan las batallas (o al menos sus libros están repletos de ellas) y es todo un maestro a la hora de narrarlas. Utiliza los ojos de todos sus personajes para dar una visión global del campo de batalla, saltando de un personaje a otro y alternando entre los momentos de acción, las escenas en las que los altos mandos planifican sus estrategias militares y los diálogos irónicos que surgen constantemente entre los militares. Los ánimos de los soldados decaen con el tiempo, la comida escasea, hace frío, la muerte ensucia y sobrevivir a una batalla es cuestión de suerte. Puro caos.

Joe Abercrombie: ilustraciones
Ilustración de Los Héroes por Raymond Swanland.

En Los Héroes y El problema de la paz su maestría a la hora de narrar la guerra alcanza su apogeo (sin que las batallas de La Primera Ley y La mejor venganza le tengan algo que envidiar, por supuesto). En El Mar Quebrado, por desgracia, las batallas no son tan espectaculares. La causa está relacionada con el resto de los puntos. Menos personajes desde los que narrar la acción, menos tramas, menos frentes abiertos. La simpleza que buscaba Joe Abercrombie para ser más conciso ha conllevado demasiados sacrificios.

EMPEZAR A LEER A JOE ABERCROMBIE

Para saber por dónde deberías empezar a leer a Joe Abercrombie ya he escrito esta magnífica guía anteriormente mencionada. Así que ya sabes. A leerme a mí y luego al lord inglés más cafre de todo Reino Unido.

3 comentarios en «Joe Abercrombie: de ‘La Primera Ley’ a ‘El Mar Quebrado’»

  1. pues estaba disfrutando de tu articulo al 100% hasta que, como no, teníamos que sacar el tema de los géneros¡¡¡ he disfrutado todos los libros del amigo Joe (el que menos tierras rojas) sin importar lo que le cuelga o lo que le deja de colgar a cada uno de los personajes, vamos lo que hacen las personas normales y no los enfermos que se dejan llevar por el ministerio de IGUAL-DA. que por cierto a la hora de hablar de féminas te dejaste a la acompañante de logan, tan fuerte o más que el cuando «sólo es logan´´. disfrutad los libros, disfrutad sus personajes y dejad de obsesionaros de esas sandeces

    Responder
    • Hombre, en ningún momento he dicho que no disfrutara de sus libros por la falta de personajes femeninos. A la hora de valorar una novela ignoro por completo la representación de sexos o minorías. Eso nunca la va a hacer mejor o peor. Mi director de cine favorito es Scorsese y ver una de sus pelis supone un chute de testosterona de la mala al espectador. Me da igual.

      Ahora bien, he disfrutado mucho de los personajes femeninos en «Un poco de odio». Creo que a la narrativa de Abercrombie le ha sentado bien este cambio. Ha hecho que el tono se sienta, de alguna manera, más fresco. El bueno de Joe, aunque sea un genio en lo suyo, tiende a repetir ciertos patrones en sus personajes masculinos y eso le empezaba a pasar factura. Y, ojo, que lo mismo pienso de su estilo. Después de esta trilogía ya le toca un cambio de ambientación y tono si no se quiere quedar anclado al «grimdark» de por vida.

      Por otra parte, es innegable que hay un exceso de héroes masculinos en la fantasía clásica, y, oye, no está de más explorar otras vías y que las lectoras también se sientan identificadas con ciertos personajes.

      Dicho todo esto, que cada uno escriba, lea y opine lo que quiera. Ni la censura ni la autocensura le harán favor alguno al arte.
      Y gracias por comentar, aquí todas las opiniones son bienvenidas si se presentan con respeto.

      Responder

Deja un comentario